Nipotino (Cuentos para niños que van llegando n 4) por Fernando Baz

La biblioteca en línea contratiempo.mx está diseñada para descargar y leer libros fácilmente. Aquí puede descargar un libro gratuito Nipotino (Cuentos para niños que van llegando en formato fb2, epub, txt y otros. Todos los libros se pueden descargar sin registro y enlaces directos. La biblioteca contiene obras de varios géneros y direcciones.

Nipotino (Cuentos para niños que van llegando n 4)

Titulo del libro : Nipotino (Cuentos para niños que van llegando n 4)
Fecha de lanzamiento : August 15, 2017
Autor : Fernando Baz
Número de páginas : 68
ISBN :
Editor :

Fernando Baz con Nipotino (Cuentos para niños que van llegando n 4)

Nipotino fue astronauta incluso antes de nacer. Cuando en los fondillos del Padre Eterno jugaba con otros niños, recuerda que le quitaron las alas, y sin pedirle opinión, le metieron en un platillo volante, como una cápsula, llena de agua y completamente a oscuras-vaya broma!-en la que eso sí, se podía flotar cómodamente. Se estaba muy a gusto allí dentro La cápsula se movía un poco rara, hacia arriba, hacia abajo, de un lado, del otro. Y otra veces se quedaba quieta mucho rato lo que Nipotino aprovechaba para dormir a pierna suelta. A través de las paredes de la cápsula se oía un ruidito que a él le tranquilizaba mucho, como unos golpecitos continuos que le hacían sentir que no estaba solo. Lo que no le gustó nada es tener que abandonarla. La llegada fue bastante desagradable qué frío hacía en aquel sitio tan grande donde vio la luz por vez primera . Desde que fue un bebé, de los de ir en brazos todo el rato, a Nipotino le gustó vivir como un rey pero no siempre lo conseguía pues había ratos muy buenos y otros malos y todos los mayores le daban órdenes, menos el abuelo, que fue el que le puso el nombre de Nipotino que, aunque no es el verdadero, al niño le gusta. Tantas órdenes le daban que al final Nipotino se hizo anarquista y para huir de tanto haz esto y haz lo otro y de que le mandaran, no sabía por qué, al dormitorio a pensar, pues decidió meterse a astronauta e irse lejos, aunque solo fuera algunas temporadas, donde las órdenes de los mayores no pudieran llegar. Pero siempre volvía, hasta que un día cometió un descuido y se encontró con que había que ir al colegio, un sitio donde no conocía nadie.y donde siguieron dándole órdenes.